Concierto “Impresionismo Musical” con la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil Bicentenario

0
153

Lima, 15 de mayo. La Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil Bicentenario, dirigida por el maestro Pablo Sabat, ofrecerá un concierto de gala denominado “Impresionismo Musical”, con el apoyo del Ministerio de Cultura del Perú. La cita es este jueves 17 de mayo a las 8:00 p.m. en el Gran Teatro Nacional

El repertorio preparado por la agrupación incluye composiciones de los  franceses Claude Debussy, Maurice Ravel y Gabriel Fauré , así como piezas icónicas del pianista y violinista peruano Alfonso de Silva Santisteban. Asimismo, destacados solistas como: Caroline Morales (soprano), Christy Tamarelli, Eve Martin (arpas), Luis Melgar (clarinete), Sini Rueda (flauta), Edgar Querales, Keiber Utrera (violines), Jesús Mujica (viola) e Iván Pierantozzi (cello) deleitarán al público con su arte.

Sobre el Impresionismo Musical

Tendencia que apareció en Francia y predominó en Europa durante las últimas dos décadas del siglo XIX, influenciada por pintores y poetas de la época. Se caracterizó por su escritura no lineal, la experimentación sonora y la libertad absoluta para crear armonías y ritmos, empleando incluso escalas orientales y exóticas. Las formas no poseían una estructura clara, podían ser sinfonías, poemas sinfónicos, oberturas, romanzas, suites, sonatas o preludios. También destaca el uso de instrumentos que imitaban sonidos de fenómenos naturales como las olas del mar, el viento o la lluvia.

“Preludio a la siesta de un fauno”, compuesta por Claude Debussy en 1894, es considerada la primera obra representativa del impresionismo musical, con una escala de tonos enteros e intervalos complejos. El artista solía recrear con cada una de sus piezas un ambiente de sensualidad y fantasía, rompiendo el esquema clásico romántico para acercarse a un mundo de simbolismos.

El género se expandió muy rápido destacando Erik Satie, Paul Dukas, Gustave Charpentier y Albert Roussel, aunque el compositor de mayor proyección fue Maurice Ravel, quien marcó la transición a la revolución estilística impuesta a inicios del siglo XX, asociando melodías y ritmos inteligibles con armonías cromáticas.

La música de Ravel y Debussy resulta original e inclasificable de acuerdo a las normas tradicionales. Ni absolutamente modernista ni simplemente impresionista. Ravel (contrario a su contemporáneo Stravinski) no renunció a la música tonal y utilizó con parsimonia la disonancia, hallando nuevas soluciones a los problemas planteados por la armonía o la orquestación y brindando otros rumbos a la escritura pianística.

Alfonso de Silva Santisteban

La obra del músico chalaco Alfonso de Silva corresponde al auge del impresionismo. Sus piezas fueron compuestas de manera autodidacta cuando tenía entre 15 y 21 años. Convertido en un romántico refinado viajó a Europa y aprendió música de Godunov, Bartók, Stravinsky y Mahler. Entre sus principales piezas tenemos la suite “Instantes” (Éxtasis, Vísperas, Jardines antiguos, Elegía ingenua y Consolación), “Canción amarilla”, “Las gaviotas”, “Yo seré tu tristeza” y “Los tres húsares”.

Las entradas para el concierto cuestan de 15 a 60 soles y están a la venta en Teleticket y la boletería del Gran Teatro Nacional.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí