Hasta este viernes en la Galería del Instituto Italiano de Cultura (Av. Arequipa 1055, Santa Beatriz) continúa la muestra “Maestros de Brera para la Unificación de Italia. Banderas” (“Maestri di Brera per l’Unita’ d’Italia. Bandiere”) con la que la institución desea proponer a la atención del público de la capital peruana las obras de un grupo de jóvenes artistas italianos que dan testimonio de la vivacidad y de la creatividad del arte contemporáneo italiano.

Las obras que componen la muestra representan, todas a través de un estilo muy personal, la visión de un símbolo entre los más típicos de la historia de la cultura que se ha expresado en cada latitud, la bandera; la fuerza de su simbolismo histórico y político que siempre la acompaña, la bandera está representada aquí en forma esencial y  “pacificada” gracias también  al uso inteligente del color que juega un rol fundamental contribuyendo a delinear las forma y las sugerencias a las que las formas se refieren.

Marco Meneguzzo, curador de la exposición asegura: “En el fondo, los italianos se reconocen como nación más en los momentos oscuros de su historia, que en los luminosos, y la solidaridad de un pueblo, de otro modo individualista se activa cuando parece que todo está perdido, que las fuerzas destructivas prevalecen: también en estas obras se encuentra el mismo carácter, frecuentemente filtrado a través de la representación de momentos históricos que no serán más celebrados por algún monumento, pero que se custodian en la memoria como, y tal vez más de aquellos, y donde la memoria de cada uno, justamente, se vuelve la memoria de todos, aún permaneciendo individual, de cada uno. En Italia es la suma de las memorias individuales que constituye la historia colectiva, más de lo que sea la “gran historia” que constituya y que cimiente el sentido de nación. En este sentido los artistas son los mejores intérpretes de esta dualidad que dialoga: usan el lenguaje y el símbolo, que son patrimonio común, y los personalizan con la propia individualidad. Es así que sus banderas son todas distintas, porque cada una relata una historia personal, o representa una metáfora que parte de la interpretación subjetiva de la historia, de la crónica, de la costumbre, de la sociedad; pero están contemporáneamente todas ligadas indisolublemente entre sí desde aquel elemento simbólico fuerte, por aquel patrimonio común, por la simplicidad de aquellos tres colores: blanco, rojo y verde”
.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí